Bodega Regaía de Ollauri

Para ver y ser vista

Obra de los arquitectos Javier Arizcuren Casado y Miguel Alonso Flamarique, la bodega Regalia de Ollauri, en La Rioja, se erige como un mineral que el paso del tiempo ha sacado a la superficie. Se trata de una construcción de geometría prismática que se integra en el entorno aprovechando la topografía de éste. La bodega se emplaza en una parcela de 50.000 m2 y se encuentra semienterrada a media ladera con el fin de que el movimiento de entrada de la uva se produzca por el efecto de la gravedad. A pesar del ejercicio de integración del edifico con su entorno, la bodega tiene vocación de ver y ser vista. Así, los dos volúmenes que la conforman, el de oficinas y el de barricas, se prolongan hasta elevarse algunos metros, convirtiéndose en auténticos miradores. Son, en definitiva, diversos recorridos que los visitantes pueden seguir para presenciar el proceso de elaboración del vino sin interferir en el trabajo cotidiano. En el interior del edificio, los distintos espacios, como las oficinas, la zona de elaboración o la de embotellado, están claramente diferenciados por su volumetría. En la sala de barricas, se han dispuesto lamas de madera, que aportan calidez a la estancia a la vez que ocultan las instalaciones existentes por la cara superior de las mismas. Además generan una secuencia rítmica hacia el exterior donde se integran con la carpintería de aluminio de la fachada.

Adecuando la obra a su entorno
Para completar este ciclo de ritmos se seleccionó el modelo de ventana Epure de Technal, ya que permite ocultar el bastidor de la misma detrás de los pilares metálicos estructurales. Esta solución, en acabado plata mate, permite ganar más dimensión de superficie acristalada y, al mismo tiempo, minimizar la sección de perfilería vista desde el exterior. Por otro lado, la carpintería a colocar en la zona de los miradores anteriormente citados requería ser muy ligera visualmente, contar con una óptima estanqueidad y tener asegurada su estabilidad estructural, ya que está en una zona muy expuesta al viento. El muro cortina mecano Parrilla Tradicional de Technal colocado cumple todas estas condiciones. Además, gracias a las distintas formas y profundidades que se le han dado a las tapas verticales y horizontales de la parrilla se ha creado un efecto de relieve en la piel de la fachada. La nota final recae en el empleo de aluminio anodizado que provoca un atractivo juego de brillos, contrastes y variaciones cromáticas debido a su comportamiento ante la luz.


 Obra:  Bodega Regalía de Ollauri
 Arquitectos:  Javier Arizcuren y Miguel Alonso
 Carpinteria
 Aluminio:
 Technal
 Industrial:  Metalistería Alumar S.L.
 Soluciones
 Technal
 utilizadas:
 MX Contratapa Puntual Parrilla Tradicional, ventanas N'Epure y puerta PG